domingo, 12 de febrero de 2017

PUIG DE MILLÀ - VIA DE L'ENFORCADURA




Después del Diedre Costerut, dejamos todo el material en la cima y regresamos a la civilización.
Al día siguiente aprox chollo sin nada de peso.
La idea es escalar primero una cortita en las agujas y después otra más larga, por ejemplo Atzucat.
Vamos al pie de la aguja y se ve un poco tremenda la fisura ancha del L1. Uf, uf.
Le da Jorge y se pasa un buen rato. Primero un paso desplomado (spit) y muy difícil en frio. Le sigue una verticalísima y difícil fisura sostenida y obligada en 6b.
El segundo largo es mucho más fácil pero tampoco regalan. Una placa muy mantenida en 6a y a equipar, aprovechando las pequeñas e invisibles fisuras que van a pareciendo a nuestro paso. Final descompuesto para amenizar y para abajo.
Al final hemos tardado bastante más de la cuenta, son casi las 2. Hacemos números y lo vemos exageradamente justo (a las 5 y pico ya es de noche). Como que no.
Este lugar, además, tiene la particularidad que desde dónde hacemos nosotros la aproximación, es llano pero a la vuelta, si se hace de noche no encuentras el vehículo fijo, pero fijo. Por lo tanto será mejor no jugar con fuego y volver en busca de unas bravas.
Como quiero hacer todas la vías de la pared, para facilitar los accesos y retornos desesperados, hemos colocado unas cuerdas fijas a la derecha del rápel, que te lo ahorran a al bajada y aceleran la subida en caso de abandono.
Las remontamos y a otra cosa mariposa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada