miércoles, 8 de febrero de 2017

PUIG DE MILLÀ - ROC TRAVESSER










Quedo con Sidi para regresar a este bonito rincón del Montsec más profundo, situado a casa cristo y lejos de las tonterías de Montrebei, aunque lo tengamos justo delante.
Como era previsible, no vemos ni un alma en todo el día, tranquilidad absoluta…todos en Montrebei.
Bajamos la canal de aproximación y comenzamos con la primera parte del plan previsto: escalar una de las agujas por la vía del Roc Travesser. De paso aprovecharé para intentar ir situando todos los itinerarios, de cara a futuras visitas.
El primer largo recorre un magnífico y precioso diedro vertical, graduado de 6b. Sidi lo asciende sin ningún problema, grado un poco vidilla, mejor.
El segundo largo se va hacia la izquierda y atraviesa el Roc Travesser, que es un gran bloque apoyado entre la pared principal y la aguja. Después le sigue un corto muro vertical y en Ae. Se ve libre, pero para forzar de primero la cuerda viene en vertical por el aire y no invita mucho. De segundo queda como un 6b+ un poco bloquero.
Descenso bonito y vertiginoso con un gran y fotogénico rápel.
Nos dirigimos hacia el segundo plan del día: El Gran Escargall. Esta se recordará por ser la portada del Vèrtex dónde apareció un artículo que presentaba esta nueva zona de escalada. Se trata de una impresionante laja gigantesca y anaranjada. El primer tramo está cosido de spits y se supera en bavaresa de 6c. Después le sigue una chimenea de ….V+…
Total, el caso es que la chimenea resulta muy estrecha, lisa, patinosa y a pelo. Tras un buen rato que si si que si no que si no se, al final es que no y para casa. Lástima porque el resto de la vía se intuye también muy bueno.
Balance final: 4 horas de coche, 3 horas de pateo y 2 largos escalados. Los números no salen, pero a veces pasan estas cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada